PROCESO PERSONAL DE LIPOSUCCION (II): LA INTERVENCION

Seguimos con la explicacion del proceso de liposucción. Hoy, la intervención.

La Intervención

La noche previa a la intervención, la paciente no debe de hacer excesos de cena y al acostarse puede tomar un sedante en caso de sentir nerviosismo o angustia, el mejor es el que ella suela usar más habitualmente.
Por la mañana desayunará y se aseará como todos los días, vestirá ropa floja, cómoda y oscura, preferible sin joyas ni pearcings, debe de llevar el teléfono móvil, que puede usar durante la intervención y acudirá a la hora concertada a la Clínica Fátima donde se encontrará con una de mis dos ayudantes (Teresa), que la conducirá hasta el quirófano privado ( no verá a pacientes, ni a otro personal que a mí y mis dos ayudantes).
Subida a una tarima y con la ropa adecuada (tanga y bata de papel) fotografiaré a la paciente en varias posiciones, es fundamental para valorar el resultado de la intervención y usando un rotulador delimitaré las áreas a liposuccionar, los orificios de entrada y otras anotaciones que me indicarán el proceso a seguir.
Este es el momento en que la paciente puede sentirse más nerviosa, la ayudaremos a tumbarse en la camilla en posición decúbito prono (boca abajo) y con una ligera inclinación antitrén de la camilla ( cabeza más baja que los pies), esta posición de comienzo facilita la vascularización y calma a la paciente.
Mientras me lavo las manos mi ayudante procede con la aguja de inyección más fina G-31, a infiltrar bajo la piel una gota de anestésico, en los puntos de entrada de la cánula, previamente marcados.
Previa exploración del efecto anestésico puntual, introduzco una cánula de punta roma de 2mm de anchura y con perforaciones, que conectada al suero que contiene el agente anestésico, voy tunelizando e infiltrando la zona a reformar, el tejido graso no posee terminaciones sensitivas, y la paciente va calmando su ansiedad al comprobar que no existe el más mínimo dolor. Esta maniobra, conocida como “tumefacción”, no solamente suprime el dolor, sino que además impide el más mínimo sangrado.
Una vez comprobada la anestesia de la zona, con el uso de finas cánulas conectadas a la aspiración y con una ligera vibración producida por un motor, comienzo el proceso de tuneliización y extracción de la grasa, la paciente ya está completamente relajada, e incluso la vibración de la cánula y la visión de la grasa de color amarillento al pasar hacia el depósito por los tubos transparentes, le produce una sensación agradable.
Entre una y tres horas, completamos la liposucción, la paciente está ya cansada, pero feliz y avisa por Tfno para que vengan a buscarla, se sutura con un punto cada incisión y se viste con una faja a medida, aumentando la presión de las zonas liposuccionadas con gomaespuma de un centímetro de ancha que se adhiere a la piel, con objeto de impedir la formación de moraduras.

Ver 1era parte: PROCESO PERSONAL DE LIPOSUCCION (I): CONSULTA

drpita

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies