culo2

LIPOSUCCIÓN

CONSULTA:

En la consulta observo las posibilidades reales de resultados y las expectativas de la paciente. Se le exponen a la paciente todos los riesgos, complicaciones y secuelas de la liposucción o lipoescultura. Se le describe el acto quirúrgico y se le recomienda que decida después de un tiempo de reflexión, abriendo nuestra consulta a cualquier duda.
Aproximadamente un 65% de las pacientes que llegan a nuestra consulta rechazan la intervención o no son aceptadas para ella por nosotros.

De las pacientes que deciden operarse en el 100% conseguimos objetivamente una mejora de la figura pero la aceptación del resultado como bueno es de sólo aproximadamente un 80%, un 20% no cumplen sus expectativas y ,aunque lo aceptan, desearían mayor satisfacción

PREPARACIÓN:

Fig.1Si consideramos que la paciente es apta para liposucción (previa consulta y estudio preoperatorio), acudirá a la hora y día acordado a la Clínica Fátima de Vigo vestida con ropa holgada y oscura y habiendo desayunado como cualquier otro día, será atendida por la enfermera que la conducirá a la sala operatoria.
Para la intervención vestirá una bata, tanga y calzas que se le suministrará en el hospital, alzada a una tarima, el Dr le tomará unas fotografías y marcará con rotulador las zonas a liposuccionar y puntos de acceso (Fig. 1). Este es el momento en que la paciente estará más nerviosa, ya que una vez tumbada en la camilla posición boca abajo y comenzada la intervención se relajará al comprobar que no existe dolor y todo transcurre agradablemente como se le había explicado.

ACTO QUIRÚRGICO

ANESTESIA:

Con la aguja más fina (G. 31) se le administrará una gota de anestésico local bajo la piel en las zonas prediseñadas. A continuación y previo control de la efectividad de la anestesia, se incide con un punzón 3 mm la piel en dichos puntos, por donde se introducirá entre la grasa un componente líquido inerte (similar al suero) acompañado de dosis muy bajas de lidocaina (anestésico local), con este sistema conseguimos por medio de la presión por el liquido y el anestésico local, la eliminación completa de dolor y sangrado, mejorando notablemente las técnicas que exigen otro tipo de anestesia: bien general, epidural ó sedaciones en todo caso más complicadas y peligrosas, que además obligan a estancias en el hospital.

EXTRACCIÓN GRASA:

Una vez anestesiada, por medio de cánulas vibratorias que producen una agradable sensación de masaje se extrae la grasa y se libera la piel para conseguir su retracción. Los orificios de entrada de la cánula se suturan con un punto fino, después se colocan unos apósitos de goma espuma de 1cm de espesor que multiplicará la presión de la faja a medida que evitan la apertura de los pequeños vasos y por tanto los hematomas postoperatorios.

POST OPERATORIO:

Fig.2La paciente se dirige a su casa, y no siente más molestias que la compresión de la faja, ese mismo día debe caminar para eliminar el líquido que le hemos infiltrado, a última hora sentirá ya las molestias de la doloración y compresión que no requerirá tratamiento por ser ligeras. Deberá practicar higiene sin mojar la goma espuma. A los tres días se retirará los apósitos y los puntos. Se notará zonas amarillentas e incluso moradas por ligera extravasación, pero en ningún caso son fuertes ni permanentes. (Fig. 2)

La paciente va mejorando desde la retirada de los vendajes hasta el mes en que es nuevamente revisada efectuando estudio fotográfico comparativo. Durante este período debe efectuar masajes especiales y ejercicio de movilización. A los cuatro meses si restase grasa o existiese algún acumulo o depresión sería retocada en un ligero acto quirúrgico

RESULTADOS DE LIPOSUCCIÓN

Liposucción papada

LIPOSUCCIÓN PAPADA

El depósito de grasa en la papada, no tiene una relación directa con la obesidad, se debe frecuentemente a factores hereditarios, por este motivo no reacciona a dietas u otros tratamientos y la única posibilidad de eliminar ese acúmulo de grasa es la liposucción.
Consulta:
En la consulta, el cirujano debe de estudiar el grosor del tejido graso que existe entre la piel y la musculatura, este proceso se estudia con el “ Pinch Test” maniobra de pellizcamiento en que el cirujano avezado en esta exploración calcula el grosor del tejido graso, asimismo analiza la proyección de la línea mandibular que delimita la cara del cuello, la proyección del mentón y, otro factor importante para prevenir el resultado es la flaccidez de la piel del cuello.

Con todos estos datos y la experiencia del cirujano se consigue determinar las posibilidades de mejora en cada caso y exponérselo al paciente, para que estime si se acopla a sus expectativas y decide aceptar o rechazar la intervención.

Intervención:

Previo a la intervención, deben tomarse fotografías del frente y del perfil del paciente en la posición natural del cuello, se delimitará con rotulador la zona a desgrasar, que incluye toda la papada desde la línea mandibular hasta el tórax, y las tres entradas de la cánula dos laterales en la línea mandibular y una central submentoniana. (Fig. 1).

Con la aguja más fina (G-31) se inyecta una gota de adrenalina (anestésico local) en cada marcación de entrada, permitiendo la introducción sin dolor de una cánula de infiltración de dos milímetros y la distribución del líquido anestésico por toda la grasa, el paciente nota cierta presión pero desaparece completamente la sensibilidad dolorosa de la zona infiltrada.

Con una cánula de aspiración de 2,6 mm, conectada a una jeringa de 20 cc se procede a canalizar y aspirar la grasa por las tres vías de entrada, concretando la intervención en el momento que el cirujano valorando los datos del volumen graso extraído, la apreciación del grosor del pellizco y la apariencia del paciente determinen el final del proceso.

Lipoescultura: En ocasiones si el caso lo requiere se usa la grasa extraída, que se autoinjerta para delimitar mejor la línea mandibular, rellenar los surcos comisurales o avanzar el mentón retraído.

Las vías de entrada de la cánula se suturan con un punto de seda fino, en la zona liposuccionada se adhiere una lámina de gomaespuma de 1 cm de anchura, y se le añade presión con un vendaje circular de diadema, que manejará y retirará el paciente el día siguiente a la intervención. (Fig. 2).

Postoperatorio:

El paciente acompañado de algún familiar o persona de su confianza, se dirige a su domicilio, a pie o en coche, no existe dolor ni fuerte inflamación, solamente las molestias de la compresión del vendaje, el día siguiente se retira la gomaespuma adherida suavemente a la piel y se asea normalmente, existe algo de inflamación y equimosis (moraduras) en la parte mas baja del cuello, debe de usar ropa que tape y proteja el cuello y en casa seguir usando la diadema de presión y comenzar los masajes de drenaje linfático. El resultado comenzará a notarse a los 15 días y se considerará definitivo a los dos meses.

Resultados:

Los resultados que aprecio en mi consulta son siempre buenos objetivamente y altamente satisfactorios para el paciente, en algunos casos cuando la piel es muy fláccida, puedo mejorar el resultado usando hilos de tracción del tipo Silohuette.

culo2

LIPOSUCCIÓN RODILLAS

La liposucción de las rodillas es una de las más solicitadas por nuestras pacientes femeninas, muchas de las mujeres que la solicitan, refieren que este tipo de deformidad impide que usen faldas en su vida diaria o en ocasiones de celebraciones de eventos en que los vestidos resultan más elegantes.

CONSULTA:
En la primera consulta, aprecio la deformidad de las rodillas, con la paciente subida a una tarima y observándola a distancia de dos o tres metros, por delante y por detrás, con la paciente en pie y con las rodillas extendidas y ligeramente separadas. Aprecio al tacto “Pinchtest” la cantidad y disposición de la grasa, y la elasticidad de la piel.
Si la deformidad, se debe al acúmulo de grasa en la cara interna de la rodilla., la piel no es excesivamente fláccida, y no existen defectos de drenaje linfático o vascular, puede ser aceptada para la intervención.
Se le enseñan resultados de intervenciones parecidas, se le describe el proceso quirúrgico y se detallan todas las posibilidades, ella deberá pensarlo y consultar todas sus dudas y si decide operarse, llamará telefónicamente o acudirá de nuevo a la consulta para programar la intervención.

INTERVENCIÓN:
La liposucción de la grasa de la cara interna de la rodilla, se practica en nuestra Clínica (Clínica Dr. Pita), bajo anestesia local (Tumefacción) y ambulatoria.
La paciente debe desayunar como tiene por costumbre y acudir a la Clínica con pantalones oscuros y holgados y una media-panty de compresión hasta la cintura. Previamente a la intervención y con la paciente de pie en la tarima, se fotografiará y se dibujará sobre la piel, el área de la liposucción y las entradas de la cánula: Fig.1.
Tumbada boca abajo en la camilla quirúrgica, notará muy tenuemente como aumenta la presión y el volumen de la zona por la infiltración del líquido anestésico, pero el dolor es mínimo y cede rápidamente, a continuación, se procede a la tunelización y extracción de la grasa, usando cánulas finas y vibratorias que producen una sensación similar a un masaje. En algunas ocasiones se puede mejorar el resultado, extendiendo la liposucción al relieve del gemelo interno en su unión con la rodilla. Terminada la intervención se cierran con un punto fino, los orificios de entrada, y se recorta a medida una lámina de gomaespuma y se adhiere a la piel de la zona operada, que aumentará en esa zona la presión del Panty para reducir las moraduras.

POST OPERATORIO:
La paciente se dirige a su casa en coche y realizará la actividad habitual, no existe dolor. En la posición sentada, debe de elevar las piernas y es conveniente elevar unos centímetros los pies de la cama y mantener la compresión día y noche.
En la mañana del día siguiente, acude a nuestra consulta, donde se retiran los puntos y el apósito de gomaespuma, hay ligera doloración al pellizco, inflamación local y moraduras que se resuelven en aproximadamente diez días.
Debe de continuar usando pantys más ligeros y acudir a algún centro de masaje de drenaje linfático y de compresión, que ayudarán a eliminar la grasa restante y a la mejor distribución de la piel.
Aproximadamente al mes los resultados ya se aprecian fotográficamente: Fig.2, y a los cuatro meses se puede proceder a dar el alta a la paciente, y en alguna ocasión se añade un ligero retoque.

RESULTADOS